lunes, 25 de abril de 2016

Semifrío de nata y fresa



Sí, lo sé, soy una adicta a las fresas, pero en mi defensa diré que es que me parece casi de mala educación ver la caja de dos kilos a 3€ y no comprarla. Es que todo lo que se hace con ellas está exquisito. Y qué mejor manera de combinar unas fresas que con nata.
Ya hice un semifrío de fresas, ya hice una tarta de fresa y nata con bizcocho, pero ¿y un semifrío de nata y fresa? Eso tiene que ser pecado mortal, y, en efecto, lo fue
Para la receta reduje a la mitad los ingredientes que usé, porque como veis me salió una tarta un pelín exagerada.
Nota: lo ideal para esta tarta es hacerla el día antes.

Ingredientes:
Para la base:
200 g de galletas
80 g de mantequilla a temperatura ambiente
Para el semifrío:
200 g de fresas
30 g de azúcar
8 láminas de gelatina neutra
600 g de nata
200 g de azúcar glas

Empezamos:
1 Picamos las fresas en trocitos muy pequeños, añadimos los 30 g de azúcar y dejamos reposar un par de horas.
2 Forramos la parte de abajo del molde desmontable con papel vegetal. Metemos en la picadora de la batidora las galletas y las trituramos. Cuando ya estén bien desmenuzadas, añadimos la mantequilla y trituramos un poco más hasta que se haga una pasta. Rellenamos el molde y lo llevamos a la nevera mientras preparamos el resto.
3 Ponemos en un cuenco o plato con agua fría la gelatina para que hidrate, con 5 – 10 minutos bastará.
4 Cogemos las fresas que teníamos con el azúcar y colamos el líquido en un cazo y le añadimos 75 g de nata y la gelatina, lo llevamos al fuego hasta que se diluya la gelatina. Que no se nos caliente mucho, en cuanto la gelatina esté diluida lo retiramos y añadimos las fresas. Dejamos que enfríe.
5 Mientras esperamos, vamos montando la nata con el azúcar glas.
6 Una vez que la mezcla de las fresas y la gelatina esté fría la añadimos a la nata (ojo, porque si no está fría la nata se nos bajará). Mezclamos con movimientos envolventes para que quede todo bien integrado. Lo añadimos al molde desmontable y reservamos en la nevera toda la noche.

Al día siguiente tendremos un semifrío de nata y fresa con una consistencia perfecta.
Podéis decorarla con fresas laminadas para darle un toque más vistoso de color.

Bizcocho de plátano y nueces

Esta receta es una de esas que llevas preparando toda la vida, que ya ni recuerdas de dónde salió ni cuántas cosas le habrás modificado. Siempre que tengo algún plátano un poco pasado de fecha por casa, preparo este bizcocho. No se lo digáis a nadie, pero a veces dejo que se pasen a propósito solo para tener la excusa perfecta jajaja Si lo preparáis veréis por qué lo digo. Es muuuuy húmedo, muy sabroso y los trozos de nuez le dan un toque exquisito.

¡A las kocinas!

Ingredientes


2 plátanos maduros
4 huevos
6 nueces
4 cucharadas de brandy
1/2 sobre de levadura química
250 g de mantequilla o margarina
200 g de azúcar
250 g de harina
1 pizca de canela

Elaboración


1. Cortamos los plátanos en rodajas y los ponemos en un bol. Los cubrimos con el brandy y reservamos.
2. Troceamos las nueces y reservamos.
3. Separamos las yemas de las claras y reservamos.
4. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina. Ir añadiendo las yemas una a una, no añadir la siguiente hasta que la anterior se haya integrado en la mezcla.
5. En un recipiente aparte, mezclamos la harina con la levadura química y con la canela. Si tenéis tamiz, es mejor tamizarla, pero si no tampoco pasa nada. Añadimos la harina y la levadura a la mezcla anterior.
6. Incorporamos 3/4 partes de las rodajas de plátano y el brandy. Dejaremos unas pocas para la decoración superior, así que mirad a ver que sean las que más guapas hayan quedado.
7. Agregamos también las nueces a la mezcla.
8. En un recipiente aparte, montamos las claras a punto de nieve y cuando estén (cuando al darle la vuelta al vaso de la batidora no se caiga nada) las incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes de la espátula.
9. Vertemos la mezcla en el molde que más nos guste y decoramos con las rodajas de plátano que habíamos guardado para este menester.
10. Horneamos a 160 º unos 40 minutos.

Y ahora, el punto más importante de todos: ¡disfrutarlo!


viernes, 15 de abril de 2016

Nata montada



Los consejos de las reposteras salchicheras para que la nata montada nos quede perfecta.

1 La nata tiene que estar fría, si no nos costará mucho trabajo montarla

2 Para montar la nata lo ideal es unas batidora de varillas, bien sea una más profesional o simplemente la varilla que suelen traer las batidoras que todos tenemos por casa. Aunque esto es lo ideal, yo tengo usado hasta el brazo normal de la batidora para montarlas, lo único que no queda con tanto volumen

3 Cuando se empiecen a marcar los trazos de las varillas quiere decir que la nata ya está en su punto, ya que si seguimos corremos el riesgo de que se nos pase y eso no hay nadie que lo arregle

4 Usa azúcar glass para montarla siempre que puedas, ya que así evitaras el “masticar” azúcar

5 Montar la nata con la Thermomix es más difícil que con una batidora de varillas, ya que se puede pasar mucho antes

lunes, 11 de abril de 2016

Crema de cuajada y queso



La semana pasada os traje la mermelada de fresa, que si la hicisteis sabréis el olor que ha dejado en la cocina. Era entrar y apetecerte comerla entera con un cuchara, ¡que delicia! Con ese olor en la cocina me entro el antojo de una tarta de queso pero la verdad que no tenía ninguna gana de hacerla, así que se me encendió la bombillita. Una crema de cuajada y queso, rápida, sencilla y con ingredientes que suele haber siempre por casa, asi que nos dimos un homenaje digno de reyes, uno con mermelada, otro con miel, otro solo, cada uno a su gusto y tan contentos oye. Venga no me enrollo más y vamos a lo que vamos.


Ingredientes:
 200 gr de queso crema
 400 gramos de nata
125 gr de leche
100 de azúcar

Empezamos:
1 Metemos todos los ingredientes de la cuajada programamos 10 minutos 90º velocidad 3
2Metemos la mezcla en los vasitos o moldes que hayamos elegido y dejamos que temple y lo llevamos a la nevera.

Yo le hice una base de galleta y mantequilla como la que hice aquí y esta meremelada de fresa o miel de cobertura. Lo ideal seria dejarlo en la nevera un par de horas para que enfrié, aunque yo nunca me acuerdo y siempre lo hago antes de hacer la cena.

lunes, 4 de abril de 2016

Mermelada de fresa



 
Algo que nunca debería falta en una cocina, al menos en la mía nunca falta. Todos los años espero al momento en que están más baratas y subo 2 o 3 cajas. Una caja va directa para el congelador, otra para mermelada y la última para postres y gochadinas varias. 

El miedo que siempre tuve antes de hacer mermelada era el tema del vacío. Que queden bien sellados los tarros. Así que para ahorrarme ese paso, no uso tarros, uso tuppers y al congelador. Me ahorro tiempo y preocupación de saber si me quedaron bien cerrados o no.

Ingredientes:
2 kg de fresas
1 kg de azúcar

Empezamos:
1 Limpiamos y quitamos el rabito de las fresas.
2 Metemos las fresas y llevamos la velocidad a 10 de manera progresiva durante 5 segundos.
3 Añadimos el azúcar y programamos 30 min, velocidad 2, 90º. Y aquí tenemos que estar pendientes a quitar el cubilete pasados 10-15 minutos o directamente desde el principio sustituimos el cubilete por el cestillo para que evapore  y no se nos salga toda la mermelada.

Lo llevamos a los tarros, tupper o al postre que elijamos. Y de esta manera tan sencilla tenemos un básico que no debería faltar en ninguna cocina.